Sin categoría

Ahora estás en mi.

a través de Ahora estás en mi.

Reflexiones

Lo que es…

Uno no elige lo que es. Se puede elegir un amigo ,un jefe, un lugar donde habitar pero nunca lo que es. Cuando algo o alguien intenta cambiar lo que es, surge un vacío, un profundo sufrir, la vida se convierte en eterna búsqueda y acumulación de lo que no es, hasta que lo que no es se pierde asi mismo y muere, para que así renazca lo que es.

Ezequiel Novoa.

Palabras de Amor

Fresca tarde de verano.

Soy el cielo que contempla
fresca tarde de verano,
soy el agua de la lluvia
que se escurre entre mis manos.

 

La belleza de esta nube
que secuestra mi mirada,
el aroma a tu perfume
oliendo a tierra mojada.

 

Fresca tarde de verano
ahora debes de marchar
porque el sol te está esperando
y la luna va a llegar.

 

Ezequiel Novoa.
Palabras del Alma

Amaneceres.

Tras el rastro de tormenta,
amaneceres en el alma,
ya no busco el cielo eterno,
ni morar en tu mirada.

 

Ahora que por fin he muerto,
en este instante de mi vida,
ha llegado ya el ocaso,
de esta amarga soledad.

 

Me he creído las mentiras,
que yo mismo había creado,
te he entregado a ti mi vida,
por mirar hacia el pasado.

 

Ahora entrego estas palabras,
como símbolo de AMOR,
para que nunca jamás manches,
ningún otro corazón.

 

Ezequiel Novoa.
Palabras de Verdad

Palabras.

Palabra que ha nacido
fabricada de una idea,
no es palabra que ha surgido
de la mente del que crea.

 

Ante tan oscuro velo,
muere toda la verdad,
quien acepta las ideas,
pierde toda libertad.

 

Ezequiel Novoa.
Palabras de Verdad

Fría noche para el cuerpo.

Siempre el miedo al sufrimiento,
fue la causa de tu olvido,
escapando en pensamientos,
me refugio en lo vivido.

 

Y cansado ya de huir,
pues ahora te persigo,
soy ahora el sufrimiento,
ya sin metas ni destino.

 

Una vez vencido el tiempo,
me recuesto en dulce calma,
fría noche para el cuerpo,
larga vida para el alma.

 

Ezequiel Novoa.
Palabras de Verdad

En los gritos del silencio.

Bajo impulsos de mi YO,
hago espacio en mi interior,
en los gritos del silencio,
nace toda creación.

 

Ya no hay nombre ni persona,
solo un simple traductor,
dando forma a las palabras,
del divino creador.

 

Ezequiel Novoa.